jueves, 17 de julio de 2008

En Manila


Pues ya estoy otra vez en Manila. Llegué ayer pero no quise escribir porque estaba demasiado cansado después de treinta cuatro horas de viaje. Manila me recibió con el tifón Helen que, aunque ya está pasando, durará hasta mañana viernes. Ayer llovió desconsoladamente dos o tres veces durante el día. Pero estoy muy contento de haber vuelto. Ahora lo que toca es empezar a trabajar mañana, lo cual supone lo peor de lo peor: que se me han acabado las vacaciones. He tenido que abrir un salchichón de los que me había traído envasado al vacío -y regalado por mi amigo Juan Luis- porque había perdido el tal vacío. No me ha importado mucho el asunto porque así me dura un poco la resaca de Badajoz. Aquí os dejo una vista de una de las magníficas puestas de sol en la bahía de Manila. Al ladito de mi casa.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Primero felicidades atrasadas por tu cumpleaños. Después, valor noble anciano, pero aunque tengas que reanudar el trabajo ya se ve que disfutas con tu trabajo allá y con tu vida filipina, y esto es lo que todos te deseamos. Yo comentar no comento mucho pero leer lo que tú pones sí que lo hago, me encanta. Un fuerte abrazo

Manolo Pérez dijo...

Pues a ver de quién es el anónimo anterior porque no caigo...

mc. dijo...

Este no es anónimo, soy Carmela y al volver de vacaciones vuelvo a encontrarme con tu blog ( que ya sabes he descubierto hace poco)y no sabes como me gusta, por que es como tenerte al lado.Me alegra que estes bien y me da una envidia , muy sana, la playita que tienes al lado, pero nada como levantarte y ver la Torre de Espantaperros y la Alcazaba de Badajoz, ya sabes hay placeres que no tienen precio...Besos

Manolo Pérez dijo...

Pues yo ni siquiera veo la playita al levantarme (la bahía de Manila en la cual no te puedes bañar). Muchísimo me gusta que te guste mi blog y mucho más me gusta que escribas en él.