miércoles, 29 de mayo de 2013

Apagón del facebook

Aquí está Manolo Pérez. Vamos para un año sin comunicarnos a través de este blog. Como comprenderéis, la razón de no escribir no ha sido otra que la pereza. Pero también se ha unido el hecho de que, durante estos meses, me he comunicado con vosotros más por el facebook que por aquí. Y ha llegado un momento en que me he dado cuenta de que el facebook me quitaba tiempo, mientras que este blog me había proporcionado la posibilidad de manteneme comunicado con la gente sin tener que estar todo el día pendiente de qué he dicho o qué han dicho.

Retomo el blog una vez que he apagado el facebook. Y es que no quiero seguir poniendo fotos, dándole a "me gusta", anunciando muertes, poniendo canciones del año catapún, siguiendo causas, diz que comiendo maravillosos platos, siguiendo, en fin, lo que nos han dicho que hay que hacer en las "redes sociales".Y -lo que es peor desde mi atusada misantropía- recibiendo opiniones disparatadas de mis amigos de facebook.

Ahora vamos a seguir contando cosas de Japón y, también, de Filipinas y de España que para eso las conozco medio bien. No seré yo quien pretenda hacer otro blog sobre Japón en español porque eso ya está hecho. Nada más que hay que acercarse al de Héctor García que es el mejor blog que hay en español sobre Japón. Pero, eso sí, no me voy a quedar con las ganas de contar aquí -cada vez que se me ocurra- lo que yo voy viendo y viviendo en este país que tan maravillosamente me cobija desde hace casi tres años.

En septiembre de este año, tres años. Se dice pronto. Manolo Pérez es de buen conformar y lo de Japón lo lleva con sus más y su menos. Pero, después de estos casi tres años, tengo que decir que aquí se vive muy bien. Incluso los que no hablamos japonés (entiéndase, los que hacemos por entendernos. Porque en esto de los idiomas no hay que ser cuadriculados). Tengo que agradecer muchísimo a mis amigos japoneses la paciencia que tienen conmigo a la hora de intentar comunicarse. Al final, nos entendemos. Por tanto, yo recomiendo venir a Japón con la cabeza abierta a que no te entiendan y verás como te empiezas a sentir bien desde el momento en que la inmensa mayoría de la gente hará un esfuerzo para sacar su inglés de la escuela o del bachillerato para poder darte una respuesta. Y si les hablas en español, terminarán usando la expresión que hayas utilizado.

En fin, esta entrada está hecha con la intención de obligarme a volver. A ver si lo consigue. No nos comprometemos a nada. Ni yo, ni vosotros. Yo intentaré escribir. Me gustaría que vosotros intentaseis comentar. Como siempre.

Os dejo con una versión un poco especial del logo del "me gusta" de facebook.

 

lunes, 3 de septiembre de 2012

En Tokio nadie se choca

La última entrada se hizo cuando el verano comenzaba y ha pasado mucho tiempo desde entonces. De hecho ha pasado prácticamente todo el verano. Personalmente, me dio tiempo a estar en Badajoz, no pasar mucho calor  y volver a Tokio para llegar al infierno de humedad, calor y cigarras que es el agosto tokiata. Pero también durante este tiempo ha habido unas prolongadas inundaciones en Luzón y un fuerte terremoto en las Visayas. Filipinas no deja de ser castigada por la naturaleza, pero la naturaleza de los filipinos hace que salgan adelante.

El final de agosto en Tokio es tiempo de fiestas. Fiestas de barrio que se parecen mucho a las de los barrios de Badajoz. La que aparece en la foto es de la fiesta del fin de semana pasado en Azabu Juban. Todo el mundo echado a la calle con centenares de puestos de comida y bebida con precios bastante asequibles para lo que es Tokio. Me gusta la manera de divertirse que tienen los japoneses. Algunas veces se raya el botellón, pero siempre existe ese orden japonés que hace que las cosas no pasen a mayores. Yo había pasado el sábado en el autobús camino de mi cena en Roppongi y, al ver la multitud pasándolo bien, decidí asistir a la fiesta el domingo. La verdad es que el bullicio era demasiado para mí, lo que me confirma el avance de la edad pero, como "quien tuvo retuvo", sobreviví a la muchedumbre y pude disfrutar de la celebración. Una cosa que me admira de Tokio es que aunque haya mucha -muchísima- gente nadie se choca con nadie, nadie te roza, nadie empuja. Pareciera que, estando acostumbrados, como están, a ser muchos, hubieran instituido un sistema para poder organizarse sin avasallar. Tengo para mí que todo consiste en ir pendiente de tu velocidad y de la de los que se interponen en tu camino. En serio, es llamativo que no pase nada.

Ahora empezamos el curso escolar y vamos a intentar mantener todo el ritmo de actividades en la biblioteca a pesar de los famosos recortes, que también han llegado hasta Tokio. A ver si España espabila de una vez y empezamos a levantar cabeza porque, como oía en Badajoz a principios de verano, "la cosa está 'mu' mala".

También os dejo una foto de una buena amiga luciendo su kimono el día de la fiesta de Azabu Juban.
 

domingo, 24 de junio de 2012

San Juan y viaje

Hoy es el día de San Juan. En este blog he hablado mucho de Filipinas y un poco de Japón. Pero, como los blogueros asiduos sabéis, yo soy de Badajoz (España). San Juan es el patrón de Badajoz y en estos momentos la ciudad está de fiesta. Yo me voy a unir a la fiesta dentro de un par de días porque ya he empezado mis vacaciones de verano y mañana salgo para mi tierra.
Los japoneses son curiosos por naturaleza y cuando les digo que soy de Extremadura, de Badajoz, enseguida me preguntan cosas porque es, como para muchos españoles, un sitio que no conocen. Yo los animo diciendo que si quieren ver la España real, es decir, no la del turismo, etc.  mejor que visiten Badajoz. Badajoz es una ciudad muy manejable, cómoda, con buenos servicios porque es una ciudad fronteriza y, por tanto, comercial. Pero, sobre todo, es preciosa y cargada de historia, y cada vez más recuperada después de haber pasado unos años abandonada por la desidia de los propios pacenses. Ofrece al visitante multitud de ángulos que ver y fotografiar y, como ya he dicho antes, a su belleza une el hecho de sentirte cómodo en el paseo y en el descanso. Además, mantiene la hospitalidad española intacta. Nuestros vecinos de Portugal saben bien lo que es disfrutar de un día de compras en Badajoz.
En fin, felicidades a todos los pacenses y a pasarlo muy bien en estos días de Feria. Yo llego en un par de días...
Os dejo con esta pequeña talla de San Juan Baustista, un marfil filipino de los muchos que se conservan en la Catedral de Badajoz.

miércoles, 11 de abril de 2012

Final de sakura


Hemos llegado al final de sakura. Yo había prometido poner fotos aquí de cómo han estado los cerezos y en este enlace podéis ver los que hay cerca de mi trabajo: Sakura en Youtsuya - Koojimachi

Este año solo han durado una semana y, aunque teníamos previsto hacer un hanami para el 1 de abril, tuvimos que celebrar la fiesta de los cerezos el domingo siguiente que ha sido el pasado, es decir, el 8 de abril. El hanami consiste en ir a celebrar con la familia o con los amigos el hecho de que los cerezos están en flor. Se coloca una manta o una esterilla y se sigue una cosa parecida a lo que en algunas partes de España llamamos romería. Se come, se bebe y se charla. Hay algunas diferencias, que para mí son ventajas, como por ejemplo que no se oyen músicas de radiocasetes a todo volumen -ni a ningún volumen-, radios con el carrusel deportivo, no se hacen barbacoas porque ya se lleva todo cocinado, y otras que son inconvenientes como el hecho de sentarse en el suelo y tener que quitarse los zapatos, o lo que lleves puesto, para poder estar en la esterilla de plástico. En el enlace de sakura en Yotsuya podéis ver un par de fotos del hanami que hicimos el pasado domingo en Shiba Park y podéis comprobar el ambiente de romería.

Pero realmente lo de los cerezos va mucho más allá de lo del hanami. Es todo un símbolo para celebrar que ha llegado la primavera y con ella la renovación de la vida. Incluso, según me contaba Nana ayer, la caída de los pétalos tiene su nombre "sakura fubuki" (tormenta o nevada de pétalos de flores de cerezo) y es que es realmente como una nevada.

Por lo demás, la vida de Tokio sigue su ritmo y Manolo Pérez continúa descubriendo cada día cosas que le siguen asombrando y, otras veces, cosas que conociendo ya un poco el paño le parecen tan normales una vez conocidas. También es verdad que Tokio en ocasiones se muestra demasiado trepidante y que hace falta un poco de huelgo para poder centrarse y seguir adelante sin acumular mucho estrés. De todas formas yo de natural soy más bien tranquilo aunque -por ejemplo ahora- de vez en cuando me lleven los demonios cosas como lo de la crisis de la deuda.

En fin, a ver si la próxima vez escribo en el blog con menos de un mes de separación entre entrada y entrada.

sábado, 10 de marzo de 2012

Domingo de sol en Tokio


Escribo a estas horas de hoy 11 de marzo para recordar el malhadado día del terremoto de 2011 en Japón. Aquel día había una luz gris, y hoy el sol luce por todas partes. Este ha sido un año un poco complicado pero, seguramente por la propia capacidad de recuperación de Japón, lo hemos pasado de manera bastante soportable. Hay que tener en cuenta que la central de Fukushima sigue sin ser completamente enfriada y que todavía hay muchas centrales nucleares apagadas mientras el debate sobre la energía nuclear persiste. Ayer mismo hubo una manifestación ante las oficinas de la agencia nuclear japonesa. Por otro lado, hoy en la prensa se critica duramente a la compañía eléctrica TEPCO por la lentitud en pagar las indemnizaciones a los afectados por el desastre nuclear.

Durante todo el año los compañeros japoneses nos han ido informando de las noticias a los que todavía ni entendemos la televisión ni podemos leer los periódicos en japonés. En mi opinión, los japoneses llevan esta situación con una mezcla de ánimo, espanto y resignación. Cada vez que la tierra tiembla -que sigue siendo muchas veces- los japoneses se miran unos a otros y en sus caras se ve un interrogante, como pensando: ¿será este? Los 'gaijin' nos mostramos más tranquilos, seguramente por ignorantes. Han sido muchas las veces que en la sala de lectura de mi biblioteca he sido yo, un español, quien ha tranquilizado a los usuarios. Los japoneses esperan algo y eso a mí me mosquea mucho. Pero lo llevo bien. Entre otras cosas por la estadística. El terremoto del 11 de marzo de 2011 tuvo una intensidad de 7 grados en Tokio. Si aquí no se cayó ningún edificio, seguramente aquí es uno de los lugares más seguros del mundo para pasar un terremoto de esta intensidad, si tuviera que volver a vivirlo.

Por lo demás, la vida está normalizada. La capacidad que tiene Tokio de hacer compatible la locura con la cordura, el estrés con la relajación, el ruido con el silencio, y tantas otras contradicciones, se mantiene en el día a día. La gente está pensando ya en sakura -yo ya tengo la primera invitación a hanami- y todo se va haciendo con puntualidad con unos tiempos muy marcados, con precisión japonesa.

También hoy es día para recordar a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

El blog está un poco abandonado, pero lo vamos a reanimar porque ya me estoy cansando de escribir en otros sitios. Os dejo con dos fotos de Tokio con sol, hechas aquí, enfrente de mi casa, faltando una hora para que se cumpla un año de aquella tragedia. Que los afectados encuentren consuelo y reparación y que los fallecidos descansen en paz.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Después de mucho tiempo


El pasado lunes, después de mucho tiempo, escribí una nueva entrada para comentar mi viaje de vacaciones a España. No sé que ha ocurrido pero compruebo que esa entrada -que se titulaba como esta- no se ha publicado. Ahora ya escribo desde mi casa en Badajoz, donde paso las vacaciones de Navidad y Año Nuevo.
Han sido muchos meses sin dar noticia. Tampoco es que haya habido nada importante para reseñar y los días han ido pasando sin ponerme al teclado. En esta segunda mitad del año la vida de Tokio ha ido bastante tranquila si exceptuamos los habituales temblores y la falta de solución definitiva a los problemas con la radiactividad. Parece que están a punto de la parada de la actividad en los reactores. A ver si puede ser de una vez. Pero todo ha seguido con el movimiento normal de esa gran ciudad. Se fue la cigarra, llegó el otoño y ahora está empezando el frío.
Ahora estoy en Badajoz pasando las navidades. Llevo tres días aquí y no he parado ni un momento. Y mucho me temo que no voy a parar en unas semanas. De todas formas, a mí me gusta. Ya he comentado en entradas navideñas de otros años que yo soy un convencido de la causa navideña y que llego a emocionarme con algunos de los gestos o circunstancias que se producen durante estos días. Pero no quiero olvidarme de recordar el desgraciado paso del tifón Sendong por el sur de Filipinas y su reguero de muerte y devastación. Siempre igual, siempre los más desgraciados.
Os dejo con una foto del nacimiento que he montado esta mañana en mi casa de Badajoz. En Nochebuena cantaremos villancicos alrededor de este nacimiento y lo celebraremos como manda la tradición. Con el nacimiento os envío mis mejores deseos de una FELIZ NAVIDAD.

domingo, 31 de julio de 2011

El canto de la cigarra en Tokio


Volví de vacaciones hace un par de semanas y la verdad es que poco me acuerdo ya de ellas. Buen tiempo en Badajoz y, como había planeado, sólo en casa y en el bar de la esquina. Aperitivo y siesta, es decir, unas verdaderas vacaciones.
Tokio me ha recibido con un calor sofocante. El "bofetón" que sentí al salir de Narita sólo es comparable con el que te da cuando llegas a NAIA en Manila desde el invierno europeo. Todas las mañanas llego sudando al trabajo y hace falta un rato para recuperar el resuello.
Pues todo este calor es acompañado por el canto de las cigarras. Yo me crié escuchando las cigarras o chicharras en los veranos extremeños, especialmente si salías al campo en julio o agosto. Pero lo de las cigarras de Tokio me tiene impresionado. Tienen un canto potente, monótono como todos los de la cigarras, y suenan por todo Tokio. Bajarse de la estación del metro de Yotsuya a media mañana en julio es todo un espectáculo de sonido. Es como si la naturaleza, en medio de lo urbano, ofreciese una orquesta para cantar su desesperación ante la inclemente temperatura(y humedad). Nana me ha buscado en internet sobre la cigarra que canta ahora, en estos días (más adelante, según me cuenta, hay otras con otros cantos). Aquí os pongo un enlace con la información sobre esta Minminzemi (ミンミンゼミ) que atrona los árboles tokiatas. Lo que pasa es que la información está en japonés pero abajo a la derecha hay un botón para que, si lo pulsáis, podáis escuchar su canto. Este es el enlace:

Os iba a poner la foto de la cigarra como ilustración de esta entrada, pero no me he podido resistir a ilustrarla con una foto del despliegue de jamones y lomo 'doblao' que hay en mi "oficina" de Badajoz. Casi todas las tardes de mis vacaciones pacenses, a la hora del aperitivo, he tenido semejante paisaje por delante. Hasta ganas de llorar me entraban.