lunes, 6 de abril de 2009

Atardecer en Manila


Pues el sábado pasado estuvimos despidiendo a Ana. Tenía que volver a Madrid el domingo. Primero dimos un paseo por Roxas Boulevard, es decir, por el paseo marítimo de la bahía de Manila. Estuvimos contemplando una magnífica puesta de sol. El problema de pasear por allí es la cantidad de vendedores que hay. En cuanto te ven "guiri", te ofrecen perlas, alojamiento barato en Manila, y cualquier cosa que pueda interesar al turista, el problema es que algunos de ellos lo hacen con demasiada insistencia. Pero el espectáculo de la puesta de sol merece la pena. Paseando, paseando, nos comimos una bolsita de 'steam maní', es decir, de cacahuetes cocidos, uno de mis aperitivos favoritos en Filipinas. Después nos fuimos a cenar de despedida. Estuvimos en Café Adriático, puro Malate, y la cena estuvo bien tertuliana, haciendo recapitulación de una semana bien aprovechada. Ahora toca seguir desarrollando la idea de una gran exposición bibliográfica con motivo del 400 aniversario de la fundación de la Universidad de Santo Tomás en Manila.
Os dejo con una foto del atardecer en la bahía de Manila (si hacéis click en la foto se os ampliará y veréis una magnífica vista del atardecer) y en este enlace he añadido algunas fotos más del paseo:

6 comentarios:

mary carmen dijo...

preciosa foto que ha pasado a ser mi fondo de escritorio jeje.Como aprovechas los fines de semanas, a nosotros nos encanta porque merece la pena ver luego tus fotos que nada tienen que ver con las mias de la semana pasada en Salamanca y Segovia, y del tiempo ni te cuento.... nevada segoviana, Que bien estas ahi, que envidia me das. Por cierto, hay semana santa por esas tierras?, aqui ya la estamos viviendo con pasion como siempre.
Un beso
Mary carmen.

Ana Santos dijo...

Hola, soy Ana, la bibliotecaria que ha estado la semana pasada en Manila. Aprovecho este último comentario de Manolo para enviar el mío sobre los días que he pasado en Filipinas. Han sido realmente estupendos. Ademas de lo que Manolo os cuenta y lo que podeís ver en las fotos, yo me he sentido perfectamente acogida y tratada con gran cariño por parte de todos. Manolo ha sido un extraordinario anfitrión y hemos disfrutado juntos de unos días para mi sorprendentes. Después de este comentario general, como ya me he convertido en "blogera de este blog", seguiré añadiendo detalles...
Gracias, Manolo, porque has hecho que me sintiera en Manila como si estuviera en casa. Un beso

Manolo Pérez dijo...

Mary Carmen, si te pide dinero la SGAE les dices que yo te he dejado los derechos de autor para que pongas la foto en tu fondo de escritorio, je, je. Cuando esté de vacaciones -pasado mañana- escribiré sobre la Semana Santa filipina.

Manolo Pérez dijo...

Ana, ¡bienvenida al blog! No tienes que dar las gracias por nada. Somos los de aquí los que te agradecemos tu visita. Bien "explotada" que te hemos tenido. Pero es verdad que nos lo hemos pasado muy bien. No dejes de escribir de vez en cuando algún comentario.

BlasFT dijo...

Mientras estuve en Manila, estaba en una pensión de la calle Mabini, paralela a Adriático
¡Puro Malate!.
Un nuevo abrazo.

Manolo Pérez dijo...

BlasFT pues has estado a la vuelta de la esquina porque yo vivo en un calle que va entre Mabini y Adriatico. Efectivamente, puro Malate.