viernes, 5 de septiembre de 2008

El gallo


La sala y la habitación principal de mi casa en Manila dan a un solar que, a su vez, comunica con una calle con mucho bullicio (del que, gracias a Dios, no me llega mucho dentro de casa) y al edificio de un gran Hotel. Pues bien, se conoce que hace unos tres meses -un poco antes de ir en junio de vacaciones a Badajoz- alguien se ha propuesto criar o mantener un gallo de pelea en dicho solar. Desde entonces escucho el canto del gallo tanto por la mañana como al anochecer. Debe de estar muy bien de la garganta porque su canto me llega con toda nitidez y con más contundencia. Cada vez que me despierta el gallo me vienen recuerdos de casa de mi tía Joaquina en Bienvenida (hace más de treinta años) o de las quejas de mis primos porque en el corral de al lado de Casa del Alemán en Santo Domingo de Olivenza había un gallo que les despertaba. La verdad es que a mí no me molesta nada y me hace sentir que vivo en Malate donde uno se puede esperar cualquier cosa. En Filipinas hay mucha afición a las peleas de gallo y sirven para hacer apuestas. Esta tradición está muy ligada a México como muchas otras tradiciones hispanas en Filipinas. Hay recintos que son verdaderos mini estadios donde se hacen las peleas y la gente va a apostar. Aquí os pongo dos enlaces: en el primero podéis ver un cartel anunciador de una pelea de gallos y en el otro podréis oir cómo cantan los gallos de pelea filipinos. Bueno, espero que os guste también la preciosa fotografía de al lado, entre cubista y surrealista, del gallo descansando en lo alto de un palo. Estos son los enlaces:

2 comentarios:

María Jesús Arribas dijo...

Ayer,leí en el HOY,en un artículo titulado "Toponimia de Badajoz",que en Filipinas,en la costa oriental de una pequeña isla llamada Tablas,en las islas Visayas,en el estrecho denominado Paso de Romblón,hay un pueblo llamado Badajoz,que surge en 1866.
¿lo sabias?

Manolo Pérez dijo...

Mª Jesús, ayer estuve leyendo el artículo del Hoy y, buscando más información, me he encontrado con que el Badajoz de Tablas (Romblon) ya no se llama Badajoz, desde 1957 se llama San Agustín. De todas formas,cuando me vine por primera vez a Filipinas en 1994, mi maestro Don Juan León me comentó -al enterarse que me venía para acá- que existía este Badajoz en la isla de Romblon. Él, que es un gran filatélico, quería que le sellase una carta desde el Badajoz de Romblon para su colección. Pero nunca ha podido ser. Mira en este enlace el cambio de Badajoz a San Agustín: http://en.wikipedia.org/wiki/Cabolutan,_San_Agustin,_Romblon