lunes, 1 de febrero de 2010

Quiapo


Quiapo es una de las iglesias donde los manileños acuden con más fervor a pedir y a agradecer favores. En esta basílica menor está el Nazareno o el Cristo Negro de Quiapo por el que las gentes de Manila sienten un especial cariño. Hay toda una tradición de cristos negros (e.g. el Gran Poder en Sevilla) y vírgenes negras (e.g. Guadalupe en Extremadura, Montserrat en Cataluña) en España y en Iberoamérica. Pues quizás el Cristo de Quipao es el más reverenciado de Filipinas. Esta talla mejicana llegó en un galeón a Filipinas en 1606. Su procesión el 9 de enero congrega a una muchedumbre que acompaña la "carrosa". Los fieles entregan un pañuelo a los que van en la carroza para que con él toquen al Cristo y se lo devuelvan. Este año parece ser que se han congregado casi dos millones de personas en la procesión y ha habido dos personas muertas (un infarto y un aplastamieto por una carroza) y trescientos atendidos por los servicios médicos. Poco es.
Hoy he estado en la iglesia de Quiapo. Eran alrededor de las cinco de la tarde y la inmensa nave estaba casi llena y la plazas y calles adyacentes estaban tan concurridas como siempre. He encendido tres velas rosas que es el color, según la tradición, para pedir por una buena salud (hay velas con otros colores para el dinero, el trabajo, el amor, etc). Así que encomendado queda al Nazareno Negro de Quiapo que cuide de la salud de todos los blogueros, jeje. Os dejo con una foto de una de las calles que rodean la basílica y que forman este barrio tan popular el cual es visita obligada para cualquiera que venga por Manila.

6 comentarios:

joaquin dijo...

Hola a todos!De nuevo en Espana,tras la nevada que nos cayó en Dusseldorf el sábado pasado y cargando motores y de revisiones en el hotel, para reabrir el próximo viernes.Después de 6 semanas de "desconectar" en Alemania,de vuelta, impresionado por la luz del Mediterráneo.Precisamente,hace poco he leído un libro "Repensar Filipinas" de Maria Dolores Elizalde,un de las historiadoras espanolas que más sabe del tema,en el que también participan historiadores filipinos,que recomiendo,hay varios artículos sobre el caracter "filipino" de su catolicismo,como más importante que el factor "hispano" o,sobre el papel económico de la Iglesia poco antes de la salida de los espanoles y en los primeros anos de la ocupación estadounidense....muy interesante.Cosa aparte...como veo que participan filipinos en el blog,algo muy interesante,lanzo una pregunta,pueden contestarme en inglés o chabacano,recientemente he comprado una foto antigua,en cuyo anverso viene impreso "Fotografía Chinica de Quiamo y Compania,Zamboanga",conozco bastante de la fotografia filipina antigua en Manila,pero de Zamboanga no sé nada y,en Internet no aparece nada.Sabría alguien de esa zona algo al respecto?

Manolo Pérez dijo...

Joaquí, mucha suerte para la nueva temporada. Tiene que estar bien eso de llegar de una nevada a la luz del Mediterráneo. El Libro coordinado por Elizalde nos llegó hace relativamente poco a la Biblioteca. A ver si alguno de los blogueros te puede orientar en el asunto de la fotografía en Zamboanga. Yo no tengo mucha idea, pero también buscaré.

Anónimo dijo...

Hola a todos.Soy Pili.Manolo,¡qué casualidad,acabo de llegar del médico,mañana también tengo movida de salud,y me encuentro con tu comentario sobre el Cristo negro de Quiapo, con las tres velas rosas de la salud.Yo me las he atribuido personalmente (diariamente le pido al Señor por la de todos, aunque no os conozca,por los que sufren o están solos y abandonados).Cada vez me llena más lo sacro,lo espiritual,ese sentimiento no se puede comparar con el placer más grande que haya en la vida.Cuida también tú la salud,merece la pena.Siempre estarás a mi lado a pesar de la distancia.Adios y buena salud a todos los blogueros.

Manolo Pérez dijo...

Pili, a ver qué tal salen tus cuestiones médicas que yo, aunque ande muy lejos, estoy por allí cerca. Salud para todos los blogueros.

Esther dijo...

Querido Manolo:

El domingo voy a Divisoria y, naturalmente, haré una visita al Nazareno. Intentare ponerle unas velitas para pedir por la alegría para todos, que también es muy saludable, e imprescindible para mi vida.

Besitos.

Manolo Pérez dijo...

Esther, pues no me sé cuáles son las velas para la alegría, pero me parece muy bien que las enciendas. Pero tampoco te pases poniendo velas no vaya a ser que vuelvas de Quiapo tocando palmas. Tengo dos camisetas para ti.