miércoles, 2 de diciembre de 2009

Los mall


Otra de las grandes aficiones filipinas es pasear por el mall. El mall es un centro comercial pero a lo grande. Hay cientos en Filipinas. En Manila pululan por todas partes, normalmente auspiciados por la dos grandes cadenas, Robinson y SM. Pero muchas veces son independientes, como los de Monumento (Victory Mall o Grand Central Mall), los de Green Hills, etc. En las provincias, en cuanto la ciudad es mediana, hay algún mall. Hay que diferenciar dos maneras de hacer 'shopping': ir de compras que es 'shopping' propiamente dicho o ir de escaparates que se llama 'window shopping'. Más o menos como en España, con la única diferencia de que algunos mall filipinos son auténticas ciudades comerciales con cientos de tiendas, restaurantes, cines, servicios diversos, etc. El que tengo más cerca de mi casa es el Robinson Manila o Robinson Ermita el cual , con una ampliación que tuvo el año pasado y que sigue en progreso, tardo en cruzar a buen paso más de un cuarto de hora cuando vuelvo del trabajo los miércoles (no puedo usar el coche los miércoles porque la matrícula termina en 5). No hay comparación posible con los centros comerciales españoles. Como muestra os dejo con una foto del patio central de Robinson Ermita -en la parte de la ampliación que se llama Midtown- en la que puede verse el árbol de Navidad, hecha el miércoles pasado alrededor de las siete de la tarde. No hay mucha gente. Es que era fin de mes, es decir, casi todos los que aparecen estaban de 'window shopping'. Si hacéis click en la foto, se ampliará para que lo veáis con detalle.

15 comentarios:

María José dijo...

Hola Manolo:
¡Mira hacen lo que yo voy a tener que hacer después del "palo" que me han dado con el arreglo de mi ordenador, ya me he regalado el Papá Noel y los Reyes juntos!¡Ayyyyy, y para colmo también se me "murió" el router y tuvieron que ponerme uno nuevo; temblando estoy cuando llegue la minuta! Pues eso, window shopping, qué remedio, jajajaja.
Me ha sorprendido lo de que no puedes circular los miércoles porque tu matrícula termina en 5, ¿es la forma que tienen de regular el tráfico y, siendo optimista, porque se preocupan del medio ambiente?.
El megacentro comercial es espectacular, para recorrerlo yo tardaría una semana, como mínimo, que las compras me agotan, jejejeje. Un abrazo, María José.

Manolo Pérez dijo...

Mª José, yo estoy también a punto de cambiar el modem porque el internet de casa va más lento que yo (y yo soy bien tranquilo). Efectivamente, mi coche no puede circular los miércoles entre las 7 h y las 19 h porque los miércoles no circulan la matrículas acabadas en 5 (lunes 1 y 2, martes, 3 y 4, miércoles 5 y 6, jueves 7 y 8, y viernes 9 y 0. El sábado y el domingo todos circulan). A esto lo llaman "color coding" y está hecho, más que por motivos ecológicos, para disminuir un poco el número de coches en la calle y, así, aligerar el tráfico. Pero de todas formas el tráfico es infernal.

Blas F. Tomé dijo...

Casualidad: Los días que estuve en Manila dormía al lado de 'Robinson Manila'.
Allí, en un puestecillo, me saqué mi ticket de barco para la isla de Cebú.
Un abrazo.

joaquin dijo...

Hola a todos!La verdad,contrasta tanta tienda y lujo capitalista,con la miseria (también capitalista) de las fotos de la gente subiendose a donde podía para escapar del Ondoy o, con las espeluznantes noticias acerca de los asesinatos en Mindanao (por cierto,la zona que más interés tengo de conocer si me animo a visitar Filipinas)....sin duda, contrastes que inducen a la reflexión...como creo que se dice en tagalo,no voy a ser "estoryador",es decir,no voy a meter mucho rollo y además....me quedan dos semanas para irme con mi mujer a Alemania de vacaciones con su familia...en Navidades cerramos el hotel....Un abrazo desde el Sur.

Manolo Pérez dijo...

Blas,no sé si lo compraste ese billete por la parte de Faura o de Pedro Gil. Ahora ha cambiado mucho la parte que da a Pedro Gil que es de donde es la foto.
Joaquín, que tengas un buen viaje y difrutes de tus vacaciones alemanas. Las mías serán pacenses, también dentro de un par de semanas.

Ana Santos dijo...

Me ha encantado tu comentario sobre los "mall". Realmente son impresionantes y forman parte de la vida cotidiana de los filipinos, creo que es una de las cosas de las que se sienten realmente orgullosos. Tal y como comenta Joaquín lo asombroso es que en un pais con ese alto nivel de pobreza exista un consumismo tan alto, pero lo cierto es que siempre están llenos de cientos de filipinos que, además, han tenido que soportar unos atascos interminables para llegar hasta ellos. En fin... la sociedad de consumo en estado puro!!

Manolo Pérez dijo...

Ana, efectivamente los 'mall' son un fiel reflejo de la sociedad de consumo, aunque también tienen ese punto "socializador" donde la gente va a relacionarse o simplemente a pasear ('window shopping', jeje) y a refugiarse del clima tropical. Pero es verdad, como en todos los centros comerciales del mundo, el que está dentro pica y compra algo.
Es difícil porque estaré sólo tres días, pero a ver si te puedo llamar y nos vemos en Madrid.

Anónimo dijo...

Me sorprende enormemente ver unos centros comerciales tan particulares, no por lo grande que parecen ser, sino por lo parecido que resultan a los ubicados en nuestras sociedades occidentales, parece mas bien que estoy viendo un centro de EE.UU., sobre todo los propios que salen en las peliculas navideñas con las que nos bombardean en estas fechas.
No es que yo viaje mucho, pero a través de ese medio que es la TV, si que te das cuenta de que cada vez estamos más homogeneizados todos los paises. Bueno el otro día pusieron un reportaje sobre los adornos navideños, y practicamente toda la producción que se consumía en estos días, estaban relizados en China. Por tanto, la verdad no se de que me sorprendo.
Un beso Manolo, espero que nos veamos pronto.

juana dijo...

manolo el anonimo es mio lo envie mal.

Manolo Pérez dijo...

Juana, estas son las cosas que tiene eso que llaman globalización. Porque no sólo los adornos navideños, cada vez consumimos más productos fabricados en China. Lo mismo esto quiere decir que lo de la globalización es una cuestión de los chinos, dicho sea con todos los respetos hacia ese pueblo. A ver si por lo menos la nochebuena, el turrón, los polvorones, etc singularizan un poco la Navidad española y la misma nochebuena, los paroles (faroles, estrella de Belén) el jamón de bola y el queso de bola hace lo mismo con la Navidad filipina.

María José dijo...

Hola Manolo: ¿qué es un pasalubong?, lo he visto en tu twitter.

Manolo Pérez dijo...

Mª José pasalubong es el presente que llevas cuando vas de viaje para darselo a la gente. Un recuerdo del sitio de donde vienes. Hoy he estado comprando pasalubong para mi familia.

Anónimo dijo...

Gracias Manolo. Cuando vengas, abrigate bien, que hace un frío "que pela". Un abrazo. María José.

Esther dijo...

Manolo:

Hoy he estado en Glorietta y había tanta gente que caminámos en fila. Pero las tiendas estaban vacías, como siempre. Los ciudadanos de "a pie" compraban en los baratillos que han instalado en los pasillos.

Aquí los ricos son "muchirriquísimos" y los pobres son "muchipaupérrimos". Son dos sociedades que conviven ignorándose.

Bueno, sólo quería desearte (bueno, a todos los que te seguimos) Feliz Navidad, y que el próximo año sea mejor para todos. Que encuentres bien a tu familia y amigos y que vuelvas estupendamente y lleno de energía de España.

Manolo Pérez dijo...

Esther, aquí estoy haciendo la maleta. Maligayang Pasko! para los que os quedáis en Filipinas.